Pasta fresca

Publicado por el 18 febrero 2006 en Masa

Coges un kilo de harina, lo vuelcas sobre la mesa y haces el tipico “volcan”. Le echas 3 o 4 huevos y con las manos empiezas a remover poco a poco. Cuidado al principio, porque se puede desparramar el el huevo por todas partes. Amasas y para ayudarte le pones un *poco* de agua. La masa debe quedar bastante seca, y para hacerla homogenea hay que trabajarla bastante, no caer en la tentacion de echarle mas agua. Para todo este trabajo de amasar conviene tener una maquina.
La que tenemos en casa, que creo que es la mas usada en Italia, es completamente manual. Consiste en dos cilindros con una manivela, de modo que haces pasar la pasta por entre los dos mientras giras la manivela. Poco a poco vas cerrando el espacio entre los dos cilindros de modo que la masa va quedando mas fina. Pero cada paso lo repites varias veces, es decir, la hoja de pasta que va saliendo la doblas dos o tres veces y la vuelves a meter, asi hasta que tenga una consistencia adecuada. Cuando por fin tienes una hoja de pasta bien fina, la puedes usar para lo que quieras: tagliatelle, raviolis, etc. (otro dia os pasare la receta de un relleno para raviolis). A veces la misma maquina tiene otro par de cilindros rallados que permiten cortar la pasta en tiras, pero si no solo tienes que enrollar la hoja para cortarla despues con cuchillo. Todo estos pasos hay que hacerlos espolvoreando bien con harina, para que no se pegue ni a la mesa ni a los utensilios.

ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *